La Señal: Ciencia Ficción y Hackers

La Señal: Ciencia Ficción y Hackers

Existen filmes que se parecen a esponjas absorbentes, se empapan por todos los poros de excesivo material hasta saturar el argumento. Este es el ejemplo de la película “La Señal” una película que ha sido dirigida por William Eubank, es su segundo título como realizador tras el trabajo de “Love”. En está película desarrolla una trama compleja, una mezcla de género futurista, ciencia ficción y también algo de terror.

La Señal

Tiene un comienzo interesante, en el que tres amigos viajan por la carretera con la única finalidad de encontrar la señal de un hacker lejano, éste ha podido llegar hasta ellos en la universidad. la señal que este individuo les envía impulsa a Nic (Brenton Thwaites), su novia (Olivia Cooke) y a uno de sus mejores amigos (Beau Knapp) a seguir investigando y tratar de llegar hasta el lugar exacto en el cual indican las coordenadas.

Ésta búsqueda intrépida, por carreteras semi desiertas, tiene como destino un lugar tenebroso y apocalíptico. Es una cabaña abandonada, que parece ser lo único que pueden encontrar. A partir de ahí es cuando el espectador se sorprende de manera inesperada, la película toma un giro y lo que en un principio se asemejaba a un filme de terror, bastante cuidado, da paso a otra trama en la que el protagonista (Nic) es rescatado por un extraño personaje, interpretado por el actor Laurence Fishburne, este personaje se hace llamar Damon.

Entonces ocurren cosas extrañas, y es que en un misterioso búnker o lo que parece un hospital, ocurren una serie de interrogatorios, cuidados hacia el joven, no se le hace saber nada para aclararle lo que está sucediendo y tampoco el paradero de su novia y amigo.

En este punto, la película vuelve a tomar otra dirección, pero está vez es bastante más sorprendente y enreda al espectador hasta hacerle perder la noción de lo que sucede, es como si contara otra película; se suceden hipótesis una tras otra y escenas de acción que intentan explicar, hace saber el porqué de que el protagonista esté tan vigilado. Finalmente la película llega a su término con un clima de acción que intenta salvar un poco el resultado final y que no parezca un absurdo galimatías argumental.

No obstante, tenemos que decir que la fotografía está especialmente realizada y que cuenta con unos efectos especiales bastante buenos, incluso recibieron un premio en el último festival de Sitges, a pesar de todo, puede que no sea suficiente para que el público se siente satisfecho y no le quede ese sabor de boca de algo que podría haber sido una buena cinta, de ciencia-ficción o incluso de terror, si el director hubiera tomado una dirección más definida en vez de meterse en semejante paja mental.

Sin Comentarios

Deja tu comentario