Ex Machina y el concepto de «La mujer robótica»

Ex Machina y el concepto de «La mujer robótica»

En el mundo de la ciencia ficción, el cine siempre ha estado con una idea obsesiva sobre el robot femenino, este concepto ha sido la base para tapar oscuras trazas sobre la dominación patriarcal. El primer filme como director del británico Alex Garland, este plantea una idea nueva, le da una vuelta de tuerca a nuestros viejos conceptos sobre la mujer robótica.

Ex Machina

Si usamos la terminología adecuada, tenemos que decir que Ava no es un androide, en realidad es un ginoide, el concepto cuyo lexema en griego es «andr-» hace referencia a lo masculino. Para el director, Alex Garland, era más apropiado una actriz que pudiera transmitir fragilidad imperceptible y peligrosa con la mirada. Este papel lo interpreta la sueca Alicia Vikander, que tiene otras interpretaciones, como por ejemplo, «Un asunto real», aparte de haber rodado «Operación UNCLE» bajo las órdenes del director Guy Ritchie, se convierte de esta manera en la célebre nieta de Maria, una icónica maschinenmensch (máquina-humana) de «Metrópolis» (1927).

Es un hecho que la ginoides son un producto que se ha mascado durante décadas en la dominación geek, sobre todo en el universo imaginario de la ciencia-ficción. En los años ochenta, teníamos las fantasías suaves de «La mujer explosiva» (1985) en este caso, trataban de presentar a los mad doctors como unas adolescentes sencillas que tenían las hormonas revolucionadas, en el caso de las mujeres biónicas, éstas representaban la materialización de todas las frustraciones de carácter sexual. No nos olvidemos de la famosa y mítica «Blade Runner» (1982), este filme ya suponía un enorme paso adelante sobre el ideario que envolvía a la ginoide como la perfecta compañera del hombre, especialmente con la sumisión como virtud preferente; en el momento en que el Pris (Daryl Hannah) usa la programación de una esclava sexual robótica para tratar de matar a un perseguidor, la ciencia-ficción estaba dejando paso a una nueva crítica de todo un arquetipo. En los siguientes años noventa, la idea que todos teníamos sobre el fembot fue completamente transformado, ya bien, mediante la parodia o las mujeres robot de las películas de Austin Powers, comedias que reducían la noción arquetípica al absurdo o los mismos personajes de Alien Resurrección (1997), otro gran ejemplo de ginoide no sexualizado en el género de películas de terror y ciencia ficción.

Sin Comentarios

Deja tu comentario