Focus, el nuevo filme de Will Smith

Focus, el nuevo filme de Will Smith

Saber distraer a las víctimas es imprescindible para que los estafadores puedan salir triunfantes de su acción delictiva. Una habilidad que es muy similar a las que tienen los magos o ilusionistas, estos son capaces de hacer lo mismo, engañar a la audiencia, hacer real lo irreal aunque ello no lo parezca, en el caso de los estafadores nunca sin quitarle el ojo al reloj o la cartera.

Will Smith

Y esto es lo que conoce de sobra Nicky, un maestro en estas prácticas engañosas violando en más de una ocasión la ley, acciones que forman parte de su oficio, el cual lo aprendió de su padre y este a su vez del suyo.

Se trata de un personaje interpretado por Will Smith, que en esta película lo vemos más sensato y controlado de lo habitual, es el personaje principal de focus, que unas veces funciona como comedia romántica y en ocasiones como un thriller.

El punto fundamental es estar enfocado, es lo más importante para que estos delincuentes se muevan en este juego de engaños, principalmente porque al estudiar el comportamiento humano se pueden conocer sus finanzas y de esta forma tener éxito sin acabar en la cárcel o peor aún, el cementerio. En el caso de que no estudien bien el entorno y tampoco miren los posibles peligros a los que se exponen, pueden hacer daño incluso a personas que quieren y protegen.

Nicky es el experto habitual, pero a pesar de su experiencia pierde los papeles cuando se termina enamorando de una guapísima novata llamada Jess (de esta forma Margot Robbie muestra claramente que El lobo de Wall Street no fue cuestión de suerte), esta hermosa dama no acaba de aprender todo lo necesario que le enseña su profesor, la razón es que también siente los efectos del amor y del carisma y simpatía que derrocha Nicky.

Pasaron los años y los dos pierden el enfoque principal, éste era robarle millones de dólares a un personaje que se dedica al negocio de la fórmula 1, interpretado por un extraño Rodrigo Santoro que tiene muy poco aspecto de español, la pareja se reprocha continuamente sus abandonos, echándose la culpa de traiciones y desamores.

En las películas de maleantes y mentirosos existe una gran necesidad de que el público pueda conectar con los personajes lo más rápido que se pueda, porque luego el espectador podrá disfrutar tranquilamente de las trampas y de los giros que tienen las películas como focus.

Sin Comentarios

Deja tu comentario